Entrevistas

Aryenzz: “El miedo a las oponentes hará que vayamos más preparadas”

La jugadora española de 'League Of Legends' competirá en el festival Girl Gamer 2017 de Macao
Sobre los equipos mixtos en las competiciones: "Sería genial que, en un futuro, no dependiéramos de torneos femeninos para mostrar nuestra valía"

Hace seis años, Laura Muñoz (Alicante, 1993) atravesó con 'League Of Legends' un proceso que muchos/as conocemos bien: lo descargó, jugó la partida inicial y apagó el ordenador con la sensación de haber perdido el tiempo. Sin embargo, seguía picándole la curiosidad y regresó más tarde para otorgarle una segunda oportunidad... Además, lo hizo para quedarse. Hoy, la joven alicantina –Aryenzz en el juego– ostenta un título de Diamante III y forma parte del conjunto femenino de Grow Up ESports. Esta semana nos representará por primera vez en un evento fuera del continente: el Girl Gamer E-Sports Festival, que tendrá lugar del 31 de agosto al 3 de septiembre en Macao (China).

Terebi Magazine: Mañana partís hacia China para enfrentaros a tres equipos nacionales con experiencia y mucho potencial. ¿Crees que estaréis al nivel?

Laura Muñoz: Lo cierto es que llevamos mucho estrés. En primer lugar, el equipo sufrió una baja inesperada por motivos personales y tuvimos que buscar otra jugadora sustituta. Además, sabemos que el nivel de nuestras rivales chinas es superior al de los equipos femeninos europeos. Por ello hemos estado analizando las estrategias usuales de nuestras oponentes y entrenando casi cada día. Es decir, que gracias a ese miedo estamos esforzándonos mucho más y, sin duda, iremos preparadas al evento.

TM: Imaginamos que los entrenamientos de competición son duros y agotadores... ¿Hay alguna rutina que llevéis a cabo fuera de 'League Of Legends' para reponer fuerzas?

LM: En la comunidad tenemos el término “TILT” para referirnos a cuando empezamos a frustrarnos. Si eso pasa en mitad de una sesión, lo mejor es frenar y salir a la calle; despejar la mente ya sea haciendo ejercicio, paseando o centrándose en otras cosas.

TM: En tu equipo, ¿qué posición ocupas?

LM: Soy AD Carry. Es el nombre que reciben los personajes con ataque a distancia. Son los que hacen mayor daño por segundo con cada golpe, aunque son bastante débiles en combate. Intento controlar a todos los héroes de esa categoría, aunque hay un par que aún se me atraganta. Mi favorita es Jinx, porque me identifico en parte con su forma de ser. Con el paso del tiempo me he vuelto muy lanzada y en cada partida hago una locura diferente por mi equipo.

TM: ¿Hasta qué punto es necesaria una relación cordial con el resto del equipo para obtener buenos resultados al jugar?

LM: Lo importante es que mantengamos la mente fría y separemos la vida social de lo online. Si dejamos que los sentimientos colapsen entre nosotras, el ambiente se vuelve negro y actuamos peor. En nuestro caso, nos tomamos el equipo como un trabajo desde el principio, de manera que hemos evitado muchas discusiones. Aún así hemos tenido problemas, pero se han resuelto deprisa porque tenemos la buena costumbre de sentarnos y hablar tranquilamente.

TM: ¿Habéis tenido la oportunidad de reuniros en persona?

LM: Con las chicas alemanas sí, ya que las conocí en Gamescom del año pasado. Esta será la primera vez que veamos a las polacas en persona.

TM: ¿Cuánto tiempo llevas con ellas?

LM: Aproximadamente dos años y medio.

TM: ¿Y en el mundo de las competiciones femeninas?

LM: Participé en mi primer torneo profesional durante la Dreamhack Bucharest 2014, junto con otras chicas españolas. Asistimos bajo el sello gBots, y fue maravilloso en comparación con los anteriores porque la gente de allí respetaba lo que hacíamos. Nos apoyaban y aplaudían, y las risas iban sin malicia. Además, como logramos quedar las primeras nos estuvieron pidiendo incluso autógrafos y fotos, cosa que a mí me ilusionó muchísimo.

TM: ¿Tardaste mucho en llegar a Diamante III?

LM: Sí. Cuando empecé me daba miedo enfrentarme a otras personas porque no confiaba demasiado en mis habilidades de juego. Estuve mucho tiempo practicando con bots, hasta que me convencieron para entrar en partidas convencionales de bajo nivel. Como no supe desde el principio que había competiciones, jugaba simplemente por diversión. Ello cambió cuando descubrí minitorneos en los que podía ganar 'Riot Points' para comprar nuevos aspectos de los personajes. La primera vez caí enseguida, pero fue una experiencia importante que me llevó a tomar el juego en serio. Empecé a echarle horas, busqué tutoriales y hasta contacté con una persona para que me ayudase a mejorar. Todo ello me sirvió para alcanzar rápidamente un nivel medio.

TM: Pero has tenido que perder algo cambio de esa mejoría...

LM: He sacrificado tiempo con mi familia y, además, el juego ha sido fruto de muchas discusiones en casa. Durante una larga temporada 'League Of Legends' me vició tanto que tenía ganas de jugar nada más levantarme. Mi padre fue comprensivo, pero mi madre llegó a pensar que tenía un problema de ludopatía y me llevó a un psicólogo para quedarse tranquila. No entendió lo que el juego significaba para mí hasta que me planté en casa con el dinero de Bucarest. Tras aquello, el juego empezó a resultarle curioso.

TM: Además de participar activamente en los e-sports, estudias Óptica y Optometría. ¿Cómo te las arreglas para compatiblizar ambas obligaciones?

LM: Priorizo los estudios porque es una vía profesional que me encanta y a la que quiero dedicar mi vida. El tiempo que dedico a 'League Of Legends' durante el curso es más bien escaso. Siempre tengo algún trabajo o materia que repasar.

TM: ¿Cómo es la comunidad de 'League Of Legends' respecto a las mujeres?

LM: En sí es muy tóxica. Partiendo de eso, es cierto que los hombres confían muy poco en nuestra capacidad para llevar un equipo a la victoria. No hablo de todos, por supuesto, pero esa es la tónica general. Si en una partida alguien descubre que eres chica y has hecho una mala jugada, enseguida recibes insultos; si lo haces bien, se sorprenden como si fuese algo extraño. Ambas reacciones me fastidian. Recuerdo una partida reciente en la que me enfadé muchísimo porque otra mujer del equipo contrario se equivocó y comenzaron a meterse con ella. Lo hicieron en su grupo, y más tarde la insultaron por el chat general para que los demás también la molestáramos. Mi reacción fue pasar toda la partida bailando con el personaje.

TM: Y a nivel de competiciones también parecemos las grandes repudiadas...

LM: Los sponsors ni siquiera nos mira igual aunque cumplamos con los requisitos de acceso. En parte sucede por la creencia de que alcanzamos ese nivel mínimo “boosteadas”; es decir, por medio de otras personas y no gracias a méritos propios. Además, tenemos la mala suerte de que casi no se celebran torneos femeninos porque las empresas no les ven la rentabilidad. Me parece increíble teniendo en cuenta que la capacidad de jugar en un e-sport no depende del género, sino de la rapidez que tengas con las manos y a nivel mental para construir buenas estrategias.

TM: Entonces, ¿te gustaría que los e-sports se abrieran a los equipos mixtos?

LM: Sí. De hecho, creo que GirlGamer puede servir de ayuda en este sentido. Al girar en torno a nosotras y tener calado internacional, podría hacer que los patrocinadores cambiasen de opinión. Tal vez yo no llegue a verlo, así que voy a los eventos con la ilusión de abrir el camino para otras chicas. Sería genial que en un futuro no dependiéramos de los torneos femeninos para demostrar nuestra valía.

Aryenzz en el puerto de Alicante, su ciudad natal. | Fotografía: Samanta Sempere
La mujer como profesional en los e-sports

'League Of Legends' no es el único juego competitivo del mercado que alberga en su comunidad jugadoras dispuestas a profesionalizarse. Otros como Counter Strike GO, Heartstone o FIFA ya cuentan con ellas, aunque todavía son una minoría y pocas organizaciones están dispuestas a poner la responsabilidad de un equipo en sus manos. Por otro lado, la falta de visibilización impide que los clubes sepan de su existencia y lo que pueden aportar.

Aún así, se podría decir que los e-sports avanzan con paso lento pero firme hacia la igualdad. Según diversas organizaciones, conformamos casi la mitad de los usuarios de videojuegos en todo el mundo (en España constituimos el 47% del total); asimismo, somos cada vez más las que nos interesamos en el mundo de los e-sports. Por otro lado, tanto nosotras como ellos estamos comenzando a entender el carácter segregacionista de los torneos femeninos, que son una oportunidad para darnos a conocer pero, a la vez, nos impiden demostrar nuestras habilidades junto y frente a los hombres.

Stephanie "Missharvey", seis veces oro en competiciones de Counter Strike GO, prevé que tardaremos al menos una década en llegar al lugar que deseamos. Así lo expresó el pasado mayo en una entrevista para El País: “Dentro de diez años no hablaremos de jugadoras femeninas, simplemente hablaremos de gente que juega a videojuegos porque todo el mundo lo hará”, dijo.