Close
Seis títulos imprescindibles para una Navidad gamer
Terebi Magazine

Seis títulos imprescindibles para una Navidad gamer

Ilustración por Clara Rodrigo

¡Llega la Navidad! Esa época del año que llena todo de luces, adornos, villancicos en bucle y muchas reuniones familiares que no se dan en ninguna otra fecha. Pero también es época de regalar cosas y los videojuegos y la Navidad siempre han ido de la mano. Incluso los propios desarrolladores han sabido aprovechar la temática y ambientación típicas de la Navidad para crear títulos inspirados en toda esta tradición. En Terebi Magazine nos preguntamos: “¿Por qué no disfrutar de un título navideño en estas fechas tan especiales?” Pues aquí van seis títulos escogidos por algunas de nuestras redactoras inspirados en estas fechas. ¡Felices fiestas!

Donkey Kong Country: Tropical Freeze, por Marina Díez

Comienza otro día apacible y caluroso en Donkey Kong Island: el sol brilla, el mar está en calma y, además, ¡es el cumpleaños de Cranky Kong! Nada podría estropear una jornada tan magnífica. ¡Ups! Acaba de entrar un copo de nieve por la ventana de la choza… Un momento, ¿nieve? ¡Oh, no! ¡La isla se está congelando!

Así es como empieza uno de los títulos más divertidos que hemos podido disfrutar en Wii U. En 2014 se publicaba este Donkey Kong Country: Tropical Freeze, otro plataformas donde Donkey Kong vuelve a ser el rey. En esta ocasión, DK tendrá que hacer frente a unos enemigos bastante curiosos: pingüinos, morsas y pájaros vikingos que intentarán impedirnos conseguir la victoria y hacer que la isla vuelva a su clima paradisíaco habitual. Correr, saltar, tirar barriles… las mecánicas de juego seguirán siendo las clásicas de los juegos de Donkey Kong además de la posibilidad de llevar con nosotros un acompañante a elegir entre Cranky, Diddy y Dixie.

Los escenarios que recorreremos para llegar al final del asunto estarán llenos de las trampas, sorpresas y fases bonus a las que Nintendo nos tiene acostumbrados y que nos mantendrán pegados a la pantalla durante horas, ya que la curva de dificultad se mantiene inalterable con respecto a otros títulos Kong donde muchas veces teníamos que empezar el mismo nivel una y otra vez por eso de no atinar – o caerse al vacío muchas veces –. It’s on like Donkey Kong, guys!

Don’t Starve, por Julia Sauleda

El adjetivo “navideño” no es uno que se atribuya de manera usual a los videojuegos. Así como hay cientos de películas de esa temática que suelen emitirse en televisión año tras año – algunas de las cuales no son más que blockbusters de acción con sombreros de Papá Noel –, no hay muchos juegos en el mercado que podamos asociemos a esa categoría. De modo que cuando nos tocó pensar en títulos que evocaran el espíritu navideño, el primero que me vino a la cabeza fue Don’t Starve, de Klei Entertainment. Puede que cuadre más en la temática de Halloween, pero hay algo en él que me remite a la Navidad; al invierno, a la nieve, a la comida caliente, a la reconfortante sensación de acurrucarse junto a un fuego y ver crepitar las llamas mientras cae la noche.

Don’t Starve es no es un survival cualquiera. Es una experiencia que imbuye una dependencia por el hogar. Donde pones la hoguera pones tu zona de confort, el pequeño oasis de tranquilidad en medio del peligro que te acecha, la luz en la oscuridad que lo engulle todo cuando te alejas unos pasos del fuego. Don’t Starve es ese alivio al encender una hoguera cuando sólo quedan unos segundos para la noche; es la comida que dejaste preparada esperándote en la olla después de una travesía de varios días; son los tesoros que has ido guardando en cofres; es el calor que te protege de la hipotermia cuando llega el invierno. Hay muchos survival ahí fuera, pero ninguno me transmite tanta desazón y al mismo tiempo tanta paz como lo hace Don’t Starve con algo como una simple hoguera, esa sensación de que la luz y el calor son todo lo que necesitas para volver al hogar. Y ese, al fin y al cabo, es un sentimiento muy navideño.

Gone Home, por Samanta Sempere

Corrían los años 90 cuando se gestaba la revolución tecnológica en la que nos hayamos sumergidos hoy. Asistimos al nacimiento de eBay, el DVD y el formato MP3, y también al imparable ascenso de grandes marcas de telefonía como Motorola o Nokia, el nacimiento de nuevas operadoras y la popularización de los móviles – o “ladrillófonos portátiles” –, antes considerados un artículo de lujo. Aún así, la brecha entre quienes podían comunicarse con rapidez o los que no fue considerable hasta la segunda mitad de la década.

Este es el contexto en el que se desarrolla Gone Home (The Fullbright Company), el walking simulator que hoy os recomiendo. Estamos en 1995 y somos Kaitlin Greenbriar, una chica norteamericana de 21 años que vuelve a casa tras un año estudiando en Europa. Lo primero que sabemos es que se trata de un nuevo hogar, ya que la familia se mudó mientras estábamos en el extranjero. Nada más llegar al porche nos percatamos de que ha sucedido algo. Por un lado encontramos una nota de nuestra hermanita Samantha avisándonos de que se ha marchado por un tiempo; por otro, nuestros padres tampoco nos reciben a la entrada como deberían y la mansión parece vacía.

Una vez dentro, el juego nos invita a explorar las habitaciones y completar pequeños retos para resolver el misterio. Así descubriremos que la estancia en el extranjero impidió a Katie apoyar a Sam en plena tormenta emocional o ayudar a sus padres cuando atravesaban una crisis matrimonial muy grave.

Sin duda, Gone Home es un título ideal para jugar en con los seres queridos estas Navidades. Además de contar una historia emocionante por su realismo, hay multitud de monólogos por toda la casa que nos invitan a reflexionar sobre las relaciones familiares y la importancia de valorar a quienes tenemos al lado antes de que sea tarde.

Never Alone, por Luna Sophía

Hablar del videojuego y la temporada invernal nos trae a la memoria distintas cosas: desde la noches decembrinas en las que el desvelo se hacía presente, hasta aquellos retos indomables que amigablemente nos llamaban, como los ice world en cada Mega Man o Super Mario Bros., por mencionar algunos. Pero cuando el mundo que visitamos no es solo una fantasía sino parte de nuestra realidad, la nieve y el frío se convierten en herramientas que representan una cultura y aquí es donde entra Never Alone (Kisima Ingitchuna) de E-Line Media. Historias con niñas protagonistas acompañadas de un animal fantástico conocemos varias (Alicia con un gato y un conejo, Dorothy con su lindo perrito Toto…); en este caso, Nuna y el zorro son quienes nos cuentan su historia y con ello nos introducen a las dinámicas sociales que tienen las comunidades nativas de Alaska, entre ellas la Inuit.

A través del documental para desbloquear que incluyen los desarrolladores conocemos los contextos por los cuales se desenvuelve este título; esto nos permite entender los elementos que rodean el juego y no solo verlos como un obstáculo. Elementos tales como la ventisca, que se puede considerar como un ingrediente divino y además principal factor por el cual nuestra protagonista decide embarcarse a descubrir qué la ha causado y cómo detenerle.

Por otra parte encontramos al narrador, quien funge como nuestro guía y nos permite conocer la trascendencia que tiene la nieve y lo importante de sus variables; además, nos adentra en una historia a primera vista simple pero llena de elementos simbólicos con una visión del mundo completamente distinta a la que como jugadores podemos vivir, por lo que volver a este juego y exponernos al conocimiento de otra forma de ver el mundo es y seguirá siendo una buena oportunidad para entendernos a nosotros mismos.

Rayman Legends, por Violeta Sáez

El único personaje dentro del mundo de los videojuegos carente de brazos y piernas es, junto a Mario y Sonic, uno de los máximos representantes de los juegos de plataformas. De la mano del desarrollador francés Michel Ancel, Rayman pasó por una época de vacas flacas tras la aparición de los Rabbids; que le robaron gran parte del protagonismo. Pero Rayman aún tenía mucho que contar y en 2011 regresó por todo lo alto con Rayman Origins.

Michel Ancel decidió que la mejor manera de rescatar a su creación, era volver a las dos dimensiones. Para ello su equipo desarrolló un nuevo motor gráfico, denominado UbiArt, que permitía crear escenarios en 2D con cierta profundidad – 2.5D – cargados de tal nivel de detalle, que parecían recién sacados de un cuadro.

El juego era una delicia a nivel  técnico y jugable, lo que provocó que fuera un auténtico éxito de crítica y público. Así llegó Rayman Legends, una continuación que se puede disfrutar en todas las consolas actuales – PS4, XBOX ONE, Switch, PS3, XBOX 360, WII, PSVITA, WII U, PC – y con la que Michel Ancel y su equipo lograron hacer un imposible: mejorar la propuesta que habían desarrollado en Origins.

Rayman Legends no solo cuenta con un diseño de niveles fantástico, sino que hace gala de un modo multijugador local con el que podremos jugar con hasta 5 jugadores. Una buenísima propuesta para estas fiestas donde podremos disfrutar de las alocadas aventuras de nuestro desmembrado amigo con nuestros amigos, familiares o los más pequeños de la casa. Además Legends cuenta con un conjunto de niveles musicales que son una auténtica maravilla. Jugar a estos niveles junto a cuatro personas más, puede dar lugar a momentos realmente alocados y descacharrantes. Es, sin duda, una de las experiencias multijugador más divertidas que podréis encontrar para estas navidades.

Solo en casa, por Lucía S. Donato

“¡He hecho que mi familia desapareciera!”. 

¡He hecho que mi familia desapareciera! Esas fueron las palabras de Kevin al descubrir que estaba solo en casa, una circunstancia que no tardará en aprovechar para hacer lo que todo crío de ocho años desearía en esa situación: lanzarse en trineo por las escaleras, ver películas de mayores, acostarse tarde y comer golosinas hasta reventar. La diversión de Kevin se verá interrumpida en un momento puntual por dos torpes ladrones, que intentarán acceder a la vivienda de todas las maneras posibles subestimando su inteligencia y mala leche. Todo aquel que haya visto la película conocerá esta historia que hizo mundialmente famoso al actor Makaulay Culkin.

Entre los 80 y los 90 se puso de moda lanzar videojuegos de aquellas películas que cosechaban un mayor éxito entre el público general, de manera que en 1991 salió a la venta el primero de Solo en casa para diferentes plataformas. La versión que abarcaremos  – ya que en cada consola el juego tenía sus particularidades – es la de Super Nintendo: aquí el objetivo era llevar la mayor cantidad de objetos de valor al sótano mientras nos defendíamos con nuestra pistola de agua de los Bandidos Mojados: Marv y Harry. Así íbamos avanzando de habitación en habitación infinita  – ¡¿cómo puede tener una casa unifamiliar más de 5000m2?! – cual persecución de Tom y Jerry, esquivando a malvados ladrones al ritmo de una música taladrante que se aleja de la banda sonora original y recuperando candelabros, sacos de dinero o joyas. Otro detalle curioso es que podemos recuperar salud recogiendo porciones de pizza de queso por el escenario.

En definitiva, el juego es repetitivo hasta la saciedad y posee multitud de elementos extraños, pero no deja de estar cargado de nostalgia navideña. Y recordad: cerrad bien vuestras casas y contad a vuestros hijos antes de marcharos de vacaciones. ¡Feliz Navidad!

Close

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies