Close
Halloween Terebita: Cuatro títulos escalofriantes
Terebi Magazine

Halloween Terebita: Cuatro títulos escalofriantes

Ilustración del encabezado realizada por Clara Rodrigo.

¿Qué es el miedo? ¿Existe una fórmula para producirlo? No tenemos la respuesta exacta, pero cuatro de nuestras redactoras os van a hablar sobre varios juegos de terror (o de no tan terror) que las hicieron estremecerse. Porque en la variedad está la diversión. ¡Feliz Halloween!

pumpking_1
Logo_Resident_Evil_VII

Pesadumbre, agobio, zozobra, malestar, miedo… Hacía muchísimo tiempo que un videojuego no me producía angustia al jugarlo. Tener esa sensación de querer dejar de jugar pero al mismo tiempo no poder dejar de hacerlo. No puedes, porque quieres saber qué hay detrás de aquella puerta al final del pasillo. No quieres, porque necesitas sentir esa sensación de satisfacción al resolver un puzle con el que llevas un buen rato atascado. Necesitas seguir, porque es prioritario para ti explorar tu entorno aunque este sea hostil, macabro y descabellado. Y necesitas hacerlo, porque al final no se trata solo de sentir miedo… se trata de sentir, que pese a la adversidad, tú tienes el control de lo que está sucediendo. Resident Evil VII tiene todos esos elementos de exploración, puzle y supervivencia, de los clásicos survival horror, junto a un control preciso, unos enemigos realmente agobiantes y una historia que merece ser «disfrutada». Los Baker quieren acogerte en su familia y es de muy mal gusto no aceptar tan generosa invitación, ¿verdad?

por Violeta Sáez

pumpking_3
herstory

HER STORY no es un juego de terror. El juego del diseñador Sam Barlow, escritor y diseñador de dos Silent Hill, salió en 2015 con una premisa poco común. Estamos frente a un ordenador con unos jugosos vídeos de declaraciones policiales de una joven británica, Hannah Smith (Interpretada exquisitamente por Viva Seifert). A través de su buscador, ‘L.O.G.I.C Database’, podemos buscar palabras y nombres que nos llevarán a pequeños cortos de vídeo desordenados dónde podremos entender por qué Hannah está siendo entrevistada.

El juego está lleno de un aura de tensión y nerviosismo que te pondrá la piel de gallina sin necesidad de jumpscares y terror oscuro. Realmente tienes momentos de estar confuso y tenso ante no saber qué ha pasado realmente y ante algunos vídeos que pueden llegar a ser realmente perturbadores (recordadme cuando lleguéis al maravilloso momento de la mano…). Muy recomendable para los que busquéis una experiencia diferente.

por Marta Gil

pumpking_2
resident-evil-4-logo

No es el mejor juego ni el más terrorífico, sin duda, pero sin pienso en situaciones de pasar miedo con un título me viene a la cabeza Resident Evil 4. Y no sólo por esos bastards que te atacan hablando con acento mexicano (las intenciones de que fueran de España eran buenas pero…), sino porque mi experiencia con este juego casi le cuesta una Wii a un amigo mío. Cuando teníamos alguna hora tonta en el instituto solíamos ir a su casa a jugar (en aquellos momentos, y con este paréntesis me caen como cien años encima, la Wii de mi compañero de clase era todo un acontecimiento). Cuando se hizo con el Resident Evil 4 y lo probamos, mis gritos le hicieron mucha gracia. Qué queréis que os diga: entre mi poca habilidad con los shooter y lo nerviosa que me pongo con los juegos que crean atmósferas de terror, pegaba unos chillidos curiosos.

En este juego, la saga Resident Evil te invita a volverte a poner en la piel de Leon S. Kennedy (quien aparece en la segunda entrega) para llevar a cabo una misión que no os sonará de nada: salvar a la hija del presidente de Estados Unidos. No os puedo contar mucho más del juego porque apenas lo jugué; en una de estas en las que daba un brinco en el sofá de la casa de mi amigo, casi lanzo los mandos por los aires, lo cual ya no fue tan divertido (¿qué íbamos a hacer sin Wii?). De todas formas, ya que estoy, si me estás leyendo: ¡Perdóname, Néstor!

Bonus: Jugar la historia de este juego con las gafas moradas puestas puede ser peligroso para la salud.

por Elena Cortés

pumpking_0
gone-home-logo

Debo admitir que Gone Home no es técnicamente un juego de miedo. Pero quizá es que soy yo especialmente susceptible a sentir pavor en videojuegos de todo tipo. Para ser justos, Gone Home en un videojuego de exploración por una casa. Somos la hija mayor de una familia nuclear tradicional que vuelve de viaje y por algún motivo, nadie se encuentra en casa.

Esto nos sitúa en una sensación extrañamente familiar que muchos habremos vivido. Estar sola en una casa oscura. Y, a diferencia de a la protagonista, a los jugadores esa casa no nos proporciona ningún sentimiento hogareño. Por su puesto encender todas las luces fue mi defensa contra el miedo, tanto en el juego como en la vida real. ¿Nunca habéis corrido por un pasillo oscuro para llegar lo antes posible a vuestra habitación para encender la luz? ¿Nunca habéis confundido ropa colgada con algún monstruo? ¿Nunca habéis encendido la luz con temor de encontraros el mayor de vuestros miedos cara a cara? Por que yo sí. Y Gone Home me produce esas emociones de manera idéntica.

En el lado malo de las cosas, quizá por eso no disfruté el juego como debería. La tensión que sentía se sobreponía a todos los demás sentimientos que me podía ofrecer esta obra. El final, al no focalizar mi tensión y mi paranoia, me acabó pareciendo fuera de tono y demasiado suave. Espero poder rejugarlo esta noche de Halloween, esta vez conociendo que no hay ningún monstruo bajo la cama al que temer. Y usando el modo para que estén todas las luces encendidas por defecto. Eso seguro que ayuda.

por Irene Alvarado

Calabazas diseñadas por Freepik

Close

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies