Silent Hill: Donde reside el terror

Imaginemos una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra, de apenas 3.000 habitantes. Es un pueblecito bucólico, con sus montañas, sus bosques y su lago, ideal para las vacaciones de verano y para amantes de la naturaleza. Es un pueblo perfecto para alejarse unos días del mundanal ruido y desconectar. Hasta que la niebla cae y las sirenas comienzan a sonar.