Close
Pechos en los videojuegos, un gran enigma
Maria Cubiles

Pechos en los videojuegos, un gran enigma

Imagen de cabecera realizada por María Cubiles (Pelusa Orbital).

Speed Painting del proceso aquí.

Imaginaos que durante toda la historia, los genitales masculinos fuesen representados de una manera muy surrealista. Imaginaos que cada testículo es igual de grande que un puño, perfectamente redondo y sin una arruga. Imaginaos que os hacen atuendos para moldear su forma. Imaginaos que con la llegada del porno la mayoría de testículos que salen son así. Imaginaos que, si a uno le da por subir una foto de sus testículos al natural, le dijeran que están caídos, que es obsceno, que va provocando. Imaginad que en los videojuegos se viesen testículos siempre. Un mini escote para testículos. Y no sólo eso, sino que anatómicamente los dibujan en un sitio que no es, por ejemplo, encima del pene.

Imaginarlo teniendo toda la información necesaria para saber que no es verdad de antemano, es muy gracioso, la verdad. Pero el problema es que a las mujeres se nos ha negado una información realista sobre nuestros cuerpos. Hemos crecido viendo a todas nuestras musas deformadas y preguntándonos porqué nuestro cuerpo no tiene nada que ver con el que vemos en la tele, en cómics, en publicidad y en videojuegos.

Venus de Willedo

Desde la época clásica, en la que las mujeres eran cuerpos masculinos con limones pegados a modo de pechos, pasando por intentar que éstos siempre sean redondos y estén pegados a la garganta, y terminando por tener que ser súper grandes y sin que les afecte la gravedad. Tenemos una deformación de las proporciones y formas de cuerpo femenino que influyen en toda nuestra cultura.

Recuerdo que la primera vez que vi a la Venus de Willedo pensé que era lo más parecido a un cuerpo real de mujer que había visto en el arte. Es un cuerpo de una mujer que ha parido muchos niños, es el cuerpo que tenía mi abuela después de tener 12 hijos. Representa a una mujer real, no sólo a una parte de la sociedad. Digo esto porque conforme avanzamos en la historia, vemos representada únicamente a la parte adinerada, que marca la moda y, ciertamente, son los que pueden permitirse pagar retratos. Yo creo que esta tendencia llega hasta nuestros días, pues en la publicidad no verás a la señora de tu barrio vendiendo un sujetador, aunque ella también necesite comprarse uno, sino a una chica guapa, muy guapa; y delgada, muy delgada; que poco tiene que ver con tu vecina.

Hemos tendido siempre a deformar la forma natural de los pechos, a hipersexualizarlos y a censurarlos. Por supuesto todo esto depende de la cultura a la que nos vayamos, pero el ejemplo más claro lo encontramos en la cultura Japonesa, representando a la perfección el tema mencionado al principio: Pechos desproporcionados y sin gravedad.

¿Quién no ha visto anime o jugado a un videojuego en el que los pechos de las chicas no paran de moverse? ¿Quién no ha visto a estas chicas con ridículos trajes que les tapan poco más que el pezón? Y lo que más me impresiona: Se les ve la cintura aún teniendo unos pechos que, realmente, les deberían llegar al ombligo. Esta deformación se puede deber a que durante muchísimo tiempo a las mujeres se nos encorsetaba para hacernos una cintura enana y redondear, levantar y resaltar los pechos, creando la típica silueta de reloj de arena y dejando casi sin hueco a los órganos internos. En serio, las mujeres morían por esta moda, se ahogaban, les reventaban las entrañas. –“¡Ay María, qué desagradable!” – Pues era así.

A finales del siglo pasado se pusieron de moda los cuerpos esculturales, pero lo malo de hacer mucho ejercicio y perder grasa, es que pierdes también el pecho, así que se impuso la moda de la silicona para lucir un cuerpo delgado, fuerte y unas tetas grandes y redondas. En los últimos años la moda son las chicas con una delgadez enfermiza, y no tienen por qué tener pecho. Pero hablamos de la moda, porque en lo que respecta al gusto popular, y más concretamente en los videojuegos, esto no es lo que pasa.

Creo que todos tenemos en la cabeza algún videojuego en el que pase esto, pero siempre podemos dar títulos por si los queréis buscar: Street Fighter VMortal Kombat X, Metal Gear Solid V, Dead or Alive o League of Legends. Además de que son juegos de combate, en los que el tema pechuga-atuendo debería estar más que estudiado y no es así, la anatomía desvaría muchísimo. Pese al reciente esfuerzo de las desarrolladoras por mejorar este canon, y que en algunos casos los cuerpos han mejorado mucho sus proporciones con respecto a las primeras versiones de sus personajes, la gravedad, los trajes y las proporciones siguen estando muy ausentes. A todo esto se une que, cuando un personaje respeta proporciones reales, se le tacha de feo o gordo. Tenemos un ejemplo claro en Mei, de Overwatch. La descripción de este personaje es “Está gorda, PERO está buena”; y en los fanarts te la encuentras representada con el vientre plano y tetas y culo enormes. Y pienso ¿gorda en comparación con quién?

Volvemos a lo mismo, volvemos a sexualizar y deformar. Y yo he de decir que para mí Mei es de los personajes más bonitos que tiene ese juego. No tiene que estar buena, no tiene que enseñar ni llevar trajes ceñidos, no tiene que comportarse como esperaríamos de un personaje femenino. Y, lo más importante, su cuerpo se asemeja al de la mitad de las chicas que conozco. No puedo decir eso de los demás personajes (sobre todo del cuerpo de Zenyatta JAI JAI JAI, qué chispa tengo).

Y bueno, sólo estoy hablando de anatomía, si nos ponemos a hablar de la hipersexualización de las poses y de los atuendos, no acabamos nunca. «-María tia, eres una exagerada. Las visten de todas las formas-.»

¿Seguro?

Miss Fortune

«-Pero esto será una excepción-.»
Pues no, es la norma. Las skins de las chicas son mayormente fetichistas, sacados perfectamente del chino que hay cerca de tu casa cuando se acerca carnaval o del sexshop de tu ciudad.

Akali, que no es "support", pero que hace muy bien de enfermera sexy
Rachel, de Dead or Alive. Experta en luchar en tacones, no hacerse esguinces y que no se le vea un pezón mientras te da una paliza.
Riven. Se conoce que el traje lo lleva por honor a Teemo, un compañero de batalla. Otra explicación no le veo.
Como colofón, os dejo este épico gif de Nyotengu.

Afortunadamente está surgiendo una corriente que está haciendo abrir los prototipos de belleza a la sociedad, y las desarrolladoras están tomando buena nota de esto pese a las críticas de los consumidores más chapados a las antiguas maneras. Modelos femeninos del League of Legends como Illaoi o Taliyah hacen que este videojuego al que llevo jugando 10 años deje de ser tan absurdo, los personajes femeninos pueden dejar de hacer contorsionismo para que podamos ver su magnífico culo y sus pechos al mismo tiempo, y además las mujeres nos sintamos más cómodas dentro de la industria. Yo soy de cejorras, y os digo que la primera vez que vi a Taliyah me enamoré.

No me malinterpretéis, no estoy diciendo que el cuerpo masculino no se idealice, ni que no se tenga que luchar para que nos dejen vivir a todos en paz, pero realmente aunque se nos muestre un modelo masculino musculoso e híper guapo, cada músculo está en su sitio, y tenéis más variedad de modelos dentro de cada videojuego. Si no me creéis, sólo tenéis que coger a las chicas de League of Legends u Overwatch, quitarles el pelo, y la mayoría de las chicas van a ser iguales. Palabrita de Pelusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies