Close
Before the Storm – El viaje al pasado de Chloe Price
Violeta Sáez

Before the Storm – El viaje al pasado de Chloe Price

La imagen destacada ha sido realizada por Andrea Almeida.

La saga Life is Strange ha robado el corazón a miles de personas, gracias a su trabajada historia e inspiradores personajes. Nos sumergimos e indagamos en Before the Storm, la última aventura de la gamberra Chloe Price.

La Pérdida

¿Cómo podemos lograr superar la pérdida de un ser querido, cuando los recuerdos se convierten en dagas que atraviesan nuestro cuerpo? ¿Cómo lidiar con ese dolor, cuando eres tan solo una niña? Sí, una niña valiente y rebelde… Pero en el fondo también vulnerable y frágil. Debajo de su pelo azul y estilo punky, Chloe Price es un personaje con capas y capas de profundidad. En principio cabe esperar el estereotipo de chica alocada y desenfadada, que mete a todo el que la rodea en problemas. Aunque solo cuando la conoces te das cuenta de lo que guarda en realidad en su interior.

Hay gente que la odia, porque piensa que es tóxica, y mucha otra la ama porque es autentica. Y tanto unos como otros tienen razón en sentir todo eso por ella. No existen las personas perfectas y Chloe no lo es, por ese motivo es un personaje tan bien construido. Muchas veces es tan impulsiva que peca de ser algo mandona, arrastrando a los que la rodean hacia donde ella quiere. Ocurre mucho con Max, a la cual suele llevar al extremo sin importarle que pueda incluso estar haciéndole daño. Sin duda nuestra protagonista peca en ocasiones de ser algo impulsiva y egoísta  – defecto que incluso ella misma reconoce tener en la última escena que comparten Max y Chloe en el primer Life is Strange –.

Todos podemos ser hasta cierto punto algo tóxicos y acabar haciéndole daño a los demás. Aunque a veces nos olvidamos de ello. Chloe aprende una gran lección en este sentido, a lo largo de Before the Storm, pues todo el mundo traiciona, engaña y hace daño… Incluso su querido y estimado padre, al que desgraciadamente pierde a muy temprana edad.

William Price es perfecto para ella. Era divertido, ingenioso y el pilar básico para aquella inteligente niña, que sacaba buenas notas en el colegio. Su pérdida supone para la pequeña Price un golpe tan duro de superar, que no es capaz desde entonces de levantar cabeza. Hasta cierto punto Chloe se convierte en un personaje solitario y rebelde. Descubrimos que evita a la gente, desconfía porque en el fondo no quiere volver a sentirse traicionada. Cree que nadie podrá entenderla como lo hacía William y probablemente sienta que le han arrebatado a la única persona que jamás la traicionaría.

Hay que ver a Chloe desde el prisma de una persona hasta cierto punto introvertida, con un circulo de conocidos muy cerrado. Como hace mención ella misma durante el juego, Max es su única amiga y su familia los cimientos de su vida. Se vuelca por completo en el amor de esas tres personas, que para ella lo son todo. Al perderlos a los tres, se da cuenta de que sentir tanto amor por los demás la hace vulnerable y le produce dolor. Un dolor que intenta evitar, a partir de entonces, a través de cualquier medio que esté a su alcance.

Sin embargo, William es el único que no le ha traicionado por voluntad propia. Al final, después de tantas decepciones y de por fin afrontar la realidad de su pérdida, Chloe se plantea si él también habría acabado traicionándola. Desde Deck Nine lo dejan caer sutilmente a lo largo del tercer capítulo y me pareció un gran acierto en todos los sentidos. Porque Chloe es un personaje en el fondo tan vulnerable, que cuando ama o aprecia a alguien lo acaba idolatrando.

Le ocurre con Rachel, con Max, con su madre y, por supuesto, con su padre. No es sociable y para ella el apoyarse en aquellos que ama es crucial para no derrumbarse. Pero al idolatrar olvidamos que no existe la perfección y damos por hecho que nuestros seres queridos no nos podrán herir. Al final Chloe se da cuenta de que todo el mundo acaba haciéndole daño y se acaba preguntando si, en el fondo, no está idolatrando a una versión edulcorada que su mente ha generado sobre su progenitor.

Todo gira en torno a la pérdida y la añoranza. Al anhelo del ser humano por el tiempo pasado, que nunca volverá. Pero enmarcado en la historia de una niña vulnerable, que debe aprender a lidiar pronto con esa clase de dolor. Al final la única manera que posee de librarse de sus fantasmas es arrojándose hacia la locura y la anarquía, para así evitar no sentir nada. Refugiándose en las malas compañías, en la música a todo volumen que te impide pensar y a cambiar su apariencia; ser alguien distinto que no le recuerde a aquella Chloe hundida e infantil.

Porque hay que recordar que todo esto debe superarlo en la peor época posible: la adolescencia. Y Chloe odia a la niña que jugaba a ser pirata con su ex mejor amiga Max Caulfield y que idolatraba a un padre que acabaría “abandonándola”. Si de por sí un adolescente quiere desprenderse de su etiqueta de niño, Chloe tiene muchos más motivos para hacerlo. Y cuando no quieres sentir, ni pensar en nada, no hay nada mejor que encontrar a alguien que te mantenga distraída y lejos de los sentimientos a los que no te quieres enfrentar. Es aquí cuando entra en juego la espectacular Rachel Amber.

El caso Rachel Amber

Chloe vuelve a caer en la misma piedra. En el fondo anhela tanto volver a conectar con alguien,  que acaba rendida ante la perfección hecha persona. Rachel es un personaje muy particular. Por desgracia creo que hasta cierto punto no han sabido aprovechar el diamante en bruto que tenían como personaje. Porque han preferido relegar su papel a ser simplemente el interés romántico de la protagonista. Tenían la oportunidad de indagar en los vértices de un personaje astuto y manipulador. Sin embargo, Rachel ha acabado siendo justo lo que la gente esperaba que ella fuera.

A través de las redes sociales, he podido comprobar como Rachel era venerada por la mayoría de jugadores – anteponiéndola incluso a Max Caulfield –. En ese sentido han conseguido hacernos ser Chloe, porque para ella su nueva “amiga” lo acaba siendo todo. No obstante, a diferencia de lo que ocurriera con Max, la relación entre ambas chicas no surge de forma paulatina y natural. Todo sucede demasiado rápido y forzado. En parte por ser menos capítulos, que en la primera entrega, y en gran medida porque los desarrolladores tenían muy presente qué era lo que buscaban sus seguidores con este juego.

El resultado ha provocado que casi no sepamos quién es en realidad Rachel Amber. Porque es tan enigmática y lo vemos todo tan a través de los ojos de una, en muchos sentidos, enamorada Chloe Price que es muy difícil distinguir qué hay de real en este personaje. Quizás la mayor revelación y acierto, haya sido el haber podido conocer a su verdadera madre. Rachel es, al igual que su progenitora, una inconformista.

Pese a tener a una amiga incondicional como Chloe, nunca logrará apreciarla como es debido por su afán de conseguir siempre algo más. En Life is Strange ya conocíamos levemente esta faceta de Rachel y yo confiaba que se dieran más respuestas en ese sentido en  Before the Storm; desgraciadamente no ha sido así. Al final no sabemos qué ocurrió con Frank y la supuesta relación que mantuvieron los dos, a espaldas de Chloe. Ni tampoco qué sucedió con el despreciable profesor de fotografía Mark Jefferson.

Mi teoría es que Rachel se aprovecha de todo el mundo para así lograr cumplir su sueño: ser actriz. Así fue con Frank, en su fallido intento de que la ayudara a salir de Arcadia Bay con la caravana, y con Jefferson al que quería ganarse para así tener una puerta abierta hacía la fama, que tanto anhelaba. ¿Y con Chloe? Para ella su querida amiga punky era, en el momento en el que comenzamos el juego, la vía de escape para evadirse de lo que estaba sucediendo en casa.

Descubrir que su “perfecto” padre estaba traicionando a su madre con otra mujer, la empuja a entablar amistad con una Chloe que empatizaría con su situación – todo  el mundo sabía los problemas de Chloe con su familia –. Además Rachel es sumamente observadora, como podemos comprobar en la escena del tren, así pues ya conocía a Chloe antes incluso de hablar con ella. Era sabedora del carácter rebelde de su compañera y era consciente de que alguien así era justo lo que necesitaba para lograr evadirse de todo. De otro modo, ¿qué sentido tendría que nunca antes hubiera querido relacionarse con Chloe?

Su ambición la llevó desgraciadamente a un cuarto oscuro, donde todas sus aspiraciones y sueños acabaron truncados por la perversa mente de otra persona. Al final Life is Strange habla precisamente sobre cómo somos las personas; nuestra crueldad y rarezas. Por ese motivo, me entristece que hayan utilizado a Rachel como el simple reclamo para que la gente fantasee con el hecho de que dos chicas se besen. Porque es cierto que tal y como lo cuentan, su amistad es entrañable… Pero todo desde la perspectiva de una Chloe que en aquel momento necesitaba, con toda su alma, sentirse amada.

Tres episodios y demasiado por contar

Precisamente, lo peor de Before the Storm es que esa insistencia en querer llegar al sismance casi no deja lugar a las vivencias individuales de Chloe Price. A excepción de los primeros minutos en el aserradero, unos escasos momentos en solitario y las conversaciones con la familia, Rachel Amber es como un agujero negro que lo absorbe todo en pantalla. Ni siquiera se ha mantenido un buen ritmo narrativo para hacer de su relación algo coherente dentro de la historia.

Ello tiene que ver, a su vez, con la cantidad de episodios. En una entrevista para Gamespot, el director narrativo de DeckNine, Zack Garris, explicaba que se habían contemplado “historias de todas las formas y los tamaños posibles” para Chloe, aunque finalmente sintieron que “en ese capítulo de su vida se sentía como una historia de tres capítulos”.

Con todo lo anterior, tenemos una aventura entretenida pero llena de carencias y sinsentidos. Los principales errores se encuentran en el inicio, cuando un encuentro “fortuito” en un concierto da paso al enamoramiento instantáneo y situaciones demasiado inverosímiles para la Chloe rota de aquel entonces. Una Chloe llena de contradicciones, desconfiada y aún loca por la química que, tal vez, se habría planteado permanecer en clase en vez de fugarse con una desconocida.

La dependencia de Amber habría sido aceptable con una introducción adecuada. Por muy hábil que sea la parte manipuladora, las relaciones tóxicas requieren un tiempo para establecerse. Es decir, no suceden de golpe y porrazo.

El ansia de salseo también deja en la nada el aspecto del acoso escolar, que en Life Is Strange tuvo mucho más peso. Chloe siempre fue objeto de burlas debido a su pasión por la química y el hecho de ser becada en la academia. Este, tal vez, podría haber sido un buen comienzo para el enamoramiento hacia Rachel: ella, estudiante modelo y diosa entre mortales de Blackwell, descendiendo a los infiernos para salvar a nuestra protagonista.

Esa falta de espacio también afecta a otros personajes muy significativos en la vida de Chloe. Podríamos hablar de Steph Grinrich y Mikey North, quienes intentan desarrollar una amistad con ella si elegimos las opciones adecuadas pero desaparecen hacia el final del juego. O de Eliot Hampden, su novio, al que descubriremos como una persona violenta y obsesiva con Price hasta el punto de querer asesinarla si no corresponde a sus sentimientos.

Las palabras de Eliot en su diario, dan que pensar.

Al final, si somos capaces de unir todas esas pistas dispersas, descubriremos que Chloe Price quiere mejorar pero tiende a volcarse en personas y actitudes dañinas. De hecho, hay multitud de referencias en sus diálogos y escritos que apuntan a un desorden de personalidad borderline.

Cabe destacar que Before the Storm es una oportunidad perdida en varios aspectos. Si bien es cierto que hemos podido conocer mejor a Chloe y su pasado, quizás la mayoría de seguidores de la primera entrega esperaba resolver ciertas cuestiones que se han quedado, finalmente, en el aire. ¿De dónde surge la tormenta? ¿Qué tipo de relación tenía Rachel con Frank? ¿Cómo fue el acercamiento entre Rachel y el profesor Jefferson? La relación entre Nathan y Mark Jefferson, antes de que Max llegue a Arcadia Bay, y el verdadero desencadenante de la muerte de Rachel… Era mucho lo que esperábamos de esta precuela y al final hemos obtenido, en muchos sentidos, una de cal y otra de arena.

A pesar de todo, no creemos que Life Is Strange: Before The Storm sea un mal título. Ha cumplido dignamente su propósito de cerrar la primera saga de esta prometedora franquicia, ampliando el universo de Arcadia Bay por medio de un personaje secundario muy querido y sabiendo mantenernos en vilo al cierre de cada episodio, sin necesidad de forzar la trama.

Al final siempre acabamos rescatando aquello que nos ha conmovido. Y, sin lugar a dudas, Before the Storm lo ha hecho de múltiples maneras. Desde la impactante escena de Rachel quemando el bosque, hasta las inquietantes visiones de Chloe con su padre, la noche del teatro o su esplendido final donde, de nuevo, debemos tomar una dificilísima decisión.

Adiós

A principios de marzo decíamos definitivamente “Adios” a Arcadia Bay, con el esperadísimo episodio especial. De nuevo, nos reuníamos con Max y Chloe para presenciar su última aventura pirata antes de la mudanza de la familia Caulfield y la muerte de William Price.

Si bien no aporta nada excesivamente nuevo respecto a lo que ya sabíamos sobre las dos chicas, a través de sus diarios personales e intervenciones en Life is Strange y Before the Storm, este capítulo constituye una verdadera delicia para quienes nos enamoramos de esta inseparable pareja en la primera entrega.

En el caso de Chloe, nos sirve para ver que al margen de lo sucedido con su padre, ella siempre ha sido testaruda, rebelde y un tanto mandona. En el caso de Max, el episodio muestra lo injusto que ha sido parte del fandom con ella al insinuar que los sentimientos de Chloe nunca le importaron al marcharse y dejar de contactar con ella: pero la cinta final demuestra lo contrario.

Porque si algo intentan enseñarnos con este capítulo, es que tanto Max como Chloe eran tan solo unas niñas cuando sucedió todo. No podemos reprocharle a ninguna de las dos que obraran mal, en tales circunstancias. Max no quería marcharse y lo pierde todo al igual que Chloe. Ambas deben rehacer su vida y, a diferencia de Chloe que se agarra a su pasado como un clavo ardiendo, Max opta por seguir adelante y no mirar atrás. Ninguna de las dos decisiones fueron, probablemente, las más adecuadas; eran niñas teniendo que tomar decisiones que no les correspondía a su edad.

Juzgar a cualquiera de las dos, sería bastante injusto. Deck Nine ha intentado crear personajes verosímiles y creíbles de principio a fin. La escena final, con Chloe derrumbada llorando mientras escucha la cinta de despedida de su amiga, es cuanto menos desgarradora. Max no quiere olvidarse de su amiga, ni quiere marcharse, pero se ve obligada a tener que cambiar su actitud con el fin de que Seattle no acabase engulléndola como Arcadia Bay lo acabaría haciendo con Chloe.

En definitiva, Life is Strange: Before the Storm es una historia creada por y para Chloe. Todo gira en torno a ella, la pérdida de sus seres queridos y su amistad con la enigmática Rachel Amber. Habrá quién esperase mucho más de esta precuela. No obstante está claro que, con sus más y con sus menos, el pasado de Chloe Price no deja indiferente a nadie.

Por: Violeta Sáez
Ingeniera informática en ciernes y escritora, soy una auténtica devoradora de historias. Al igual que otros medios, los videojuegos son obras con un gran calado artístico/cultural y mi cometido aquí es reivindicarlo. @Vayo_SB

 

Samanta Sempere

Por: Samanta Sempere
Periodista y estudiante de Comunicación Audiovisual. Seed nivel 24, redactora de videojuegos primeriza. Devota del survival horror, las novelas visuales y la pizza con piña. Yukkuri shiteitte ne! @vayne_bluehart

Close

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies