Close
Los mejores juegos indies de 2017
Terebi Magazine

Los mejores juegos indies de 2017

Este año 2017 ha sido inolvidable para la industria de los videojuegos, grandes títulos que se han vuelto clásicos, pero también inolvidable gracias a los títulos independientes que se han arriesgado por crear propuestas diferentes y originales. En Terebi Magazine hemos hecho una recopilación de los mejores videojuegos indies de 2017 según nuestras redactoras.

Dead Cells, por Julia Sauleda

Motion Twin nos obsequia con su particular contribución al género rogue-lite en lo que el mismo estudio ha bautizado como “roguevania”; un hack and slash lateral con un apartado artístico precioso, un sistema de mejoras permanentes que contrasta a la perfección con su naturaleza de rogue-lite y un combate tan tremendamente satisfactorio que merece una mención honorífica al mejor game feel del año.

En Dead Cells encarnamos a un guerrero que trata de explorar un castillo. Al entrar no solo tendremos que enfrentarnos a multitud de poderosos guardianes, si no también a las dificultades que nos imponga el propio lugar, ya que se expande y cambia de estructura a placer. Así, tendremos que andar con cuidado para no llevarnos una sorpresa a la vuelta de cada esquina… Aunque a veces, la muerte sea inesquivable.

Si bien compite con propuestas similares como el aclamado Hollow Knight y las palabras “pixel art”, “procedural” y “permadeath” se nos pueden antojar poco originales a estas alturas, Dead Cells es una propuesta sólida que brilla con luz propia e imbuye una sana adicción a quien lo prueba. A día de hoy continúa en estado early access dentro de Steam y ha crecido considerablemente desde su lanzamiento gracias al feedback de los usuarios y a la labor de los desarrolladores por brindar una buena experiencia, algo que el juego consigue con creces.

K’Nossos, por Samanta Sempere

«Ningún viaje se lleva a cabo con más propósito que aquel realizado únicamente por el mero hecho de viajar.«

Una colisión inesperada contra un asteroide hace peligrar la integridad de nuestro buque espacial a las afueras de sistema solar desconocido. Ante esta situación, la nave entra en crisis y desactiva el crio-sueño que nos había mantenido en letargo décadas. En apariencia somos el único pasajero y es nuestra obligación reparar los desperfectos para seguir adelante con la misión encomendada: localizar un entorno adecuado en el que reubicar a parte de la humanidad, pues ha llegado un punto en que la Tierra se ha sobrepoblado. Pronto averiguamos que algunos materiales necesarios para hacerlo no se encuentran en el transporte, de manera que nos vemos obligados a poner rumbo hacia un planeta interior de características similares a nuestro hogar. Tras programar la ruta volvemos a dormir por unos años más, no sin preguntarnos antes, con temor, qué peligros encontraremos al despertar.

Así comienza K’Nossos, una aventura point and click de Svarun Entertainment que nos pondrá en la piel de un astronauta en apuros. El pequeño estudio serbio lanzó el mes pasado la campaña de Kickstarter para costear el desarrollo de esta joya sci-fi, logrando financiarla mediante la solidaridad de 373 mecenas y una donación superior a los 9.000 euros.

En K’Nossos recorreremos bellísimos escenarios inspirados por la obra de Kandinsky, donde la geometría básica juega un papel esencial para transmitir la sensación de visitar una misteriosa civilización alienígena muy adelantada respecto a la nuestra. La inmersión se potencia gracias a una banda sonora compuesta por melodías oscuras que pretenden aportar tensión a la visita por el nuevo planeta. El juego, desarrollado sobre Wintermute Engine (WME), verá la luz en enero de 2019. Aunque ya hace semanas que se cerraron las donaciones en su página de Kickstarter, el prólogo continúa disponible para descarga.

Pyre, por Luna Sophia

De los creadores de Bastion y Transistor llega Pyre, una entrega donde nuevamente el diseño de arte y la música nos sumergen en una atmósfera llena de fantasía dentro de un juego que nos habla sobre el exilio y la búsqueda de libertad. Todo esto se logra a través de la mezcla entre historia y competencias, llevando a campeones a enfrentarse para cambiar su destino en una ceremonia (o juego de pelota) en la que el fuego transmuta el cuerpo y las estrellas le dan reverencia.

En esta obra podemos sentir la madurez que ha alcanzado Supergiant Games a lo largo de su trabajo: los personajes están bien definidos a pesar de que no tenemos a un solo protagonista (durante los juegos podemos elegir a tres individuos entre la creciente caravana que vamos llevando); de este modo, podemos hacer frente a la competencia, ya sea que nos guste la velocidad o verticalidad, o en su defecto, la fuerza y la defensa. La estrategia que permite llega a ser muy demandante con el paso del tiempo y eso es algo de agradecer en un juego que mezcla RPG y deporte.

Con esto dicho, les invito a jugarlo, encontrarán momentos entrañables (que me recordaron Final Fantasy Crystal Chronicles) y un amor que eventualmente los hará rememorar a quienes dejaron el exilio y encontraron otra oportunidad para vivir. Todo en una serie de juegos que no paran de mejorar; ojalá la compañía siga por ese hermoso camino que ha cimentado con el paso de los años, el cual nos hace esperar con anhelo cada una de sus siguientes propuestas.

Stardew Valley

Stardew Valley, por Sara López

El pequeño gran indie de Eric Barone, más conocido como ConcernedApe, vio la luz el año pasado en PC, pero no ha sido hasta 2017 cuando se ha ganado una parte de mi corazoncito y del de muchos más. Gran parte de esta difusión se debe a la traducción a seis idiomas además del inglés y a la adaptación para Playstation 4 y Xbox One.

En Stardew Valley tomaremos las riendas de la granja de nuestro abuelo. No sólo habremos de sentarnos a ver crecer nuestros tomates, el archiconocido indie cuenta con todo un repertorio de misiones y quehaceres para mantenernos entretenidos. A modo de objetivo principal, el alcalde del pueblo te encargará restaurar el Centro Comunitario. Para ello, y no me preguntéis por qué, tendremos que hacer ofrendas de numerosos ítems (muchos de ellos propios de cada estación) a unos bichillos-fantasma adorables que irán reparando las distintas partes del centro.

Estas pequeñas misiones nos guiarán por todo el contenido del juego: un sistema de mazmorras donde minar y combatir monstruos, pesca, numerosos PnJs con los que establecer amistades y romances, mejoras para nuestra granja y muchos, pero que muchos tipos de cultivos con los que ganarnos el pan de cada día. En resumen, un completísimo y relajante juego para quitarte el estrés tras jugar, digamos, unas cuantas partidas de Overwatch competitivo.

Subsurface Circular, por Julia Sauleda

Los creadores de Thomas Was Alone y Volume (Bithell Games) nos traen un juego conversacional de ciencia-ficción en el que la única mecánica es el diálogo. El jugador encarna a un robot detective que investiga una serie de desapariciones dentro del metro reservado a los seres artificiales. A lo largo de la aventura iremos interrogando a los personajes que entran y salen del vagón, único escenario del juego.

Aunque es tentador etiquetarlo de novela interactiva, Subsurface Circular se esfuerza por transmitir mediante la atmósfera; el arte, el apartado sonoro y los ángulos de cámara crean una sensación de presencia física que atrapa al jugador. El juego se supera en dos horas; lo mismo que tarda el metro en completar una vuelta, cerrando así el círculo de preguntas y respuestas que lleva a una resolución final sorprendentemente intensa. Un título modesto y efectivo, especialmente recomendable a los amantes de la narrativa videolúdica.

The End is Nigh

The End is Nigh, por Sara López

The End is Nigh fue publicado el pasado julio y desde entonces se ha alzado como uno de los favoritos de Steam. Este plataformas te garantiza horas de diversión y frustración a partes iguales. Nos meteremos en la piel de Ash, una especie de tumorcillo y lo que parece ser el único ser vivo del mundo. Tendremos que saltar, escalar, esquivar, morir y reintentar más de seiscientos niveles para encontrar (o no) alguien que haga compañía a nuestro personaje. Además, podremos ir recolectando tumores y cartuchos de videojuegos, que desbloquearán niveles extra y minijuegos. Sin embargo, no todo es tan sencillo.

Este indie se caracteriza por su gran nivel de dificultad, que puede llegar a niveles importantes. Cada nivel añade mecánicas cada vez más complicadas, como saltar sobre varios enemigos o deslizarte por las paredes, requiriendo gran capacidad de sincronización por parte del jugador. O, en mi caso, mucha paciencia. La jugabilidad es muy agradable y, junto a la velocidad con la que se resetea el nivel, hace que la sensación de reto se mantenga sin que se convierta en una tarea tediosa. El título ideal para el jugador casual que a la vez disfruta de un buen desafío.

The Hayseed Knight

The Hayseed Knight, por Irene Alvarado

Tras las capas de triples As y indies grandes que ocupan todas las portadas hay mucha vida por descubrir, os lo aseguro. Existen montones de personitas creando sus proyectos sin financiación y en completa soledad, con la única ayuda de la ilusión que les movió a entrar en el duro camino del desarrollo de videojuegos. Son ellas mismas las que diseñan, crean y difunden, muchas veces con un resultado peor del que merecen por simple mala suerte.

The Hayseed Knight es una novela visual desarrollada por un equipo de una persona: Sandra Molina Juan. Sandra es ilustradora y ha trabajado de colorista de comics incluso para Blizzard y DC. Por otra parte, también se encarga del guión y de la programación del juego. Excepto por el doblaje, ella se encarga de todo en proceso de desarrollo. La historia de The Hayseed Knight se sitúa en un mundo fantástico poblado por animales antropomórficos, conocidos en Internet más comúnmente como furries. Tras una guerra entre los ciervos -Ekaines- y las gacelas -Barhanes-, los ciervos salen victorioso. Las gacelas supervivientes deben decidir entre morir o jurar lealtad al rey ciervo. Aun eligiendo la segunda opción, estás serán relegadas a ciudadanos de segunda clase, despojadas de su magia y obligadas a pagar un tributo.

Durante la novela, seguiremos las aventuras de Ader, un corzo con solo un ojo que quiere ser caballero. Un día corriendo por un callejón peligroso intentado llegar a tiempo al trabajo, se cruza con un hermosa muchacha llamada Jasif. Podría decirse que nuestro ciervo tiene un flechazo. ¿El único problema? Jasif es un gacela. Y el estigma social hacia las relaciones entre ciervos y gacelas no es precisamente pequeño.

Lo más destacable al margen de la historia es el sentido del humor, usando muchas veces la forma de hablar de Ader, mucho más coloquial que la de los demás. También hay algunas elecciones de dialogo pero no afecta básicamente en nada la historia. Al fin y al cabo tiene la intención de ser una aventura narrativa, no un elige-tu-propia-aventura. También a pesar de ser una visual novel con un formato típico tiene muchísimas animaciones que se integran con el guión. Y, obviamente, en lo artístico es maravilloso.

Podéis jugar a la demo aquí, y si os gusta contribuir al Patreon de la creadora y seguir el desarrollo de The Hayseed Knight en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies